Cuando estamos de vacaciones o de viaje solemos relajarnos y pasar más tiempo al aire libre, ya sea en montaña o mar, los cambios de temperatura, tanto el calor del día al sol, como el fresco de la noche con ropa ligera pueden alterar las defensas, uno de los responsables de las peores gripes de verano que luego se llevan arrastrando hasta otoño es el aire acondicionado, ya que lo ponemos a tope.

Al estar de vacaciones y viajando a otras zonas hay bastantes problemas digestivos, sobretodo en viajes exóticos, ya que en estos suelen aparecer las diarreas del turista, alguna vez por ingerir alimentos y agua contaminados y otras veces se producen por el cambio de alimentación, etc.  En estos casos hay que controlar la deshidratación que se produce, otro problema que suele ser más frecuente y sobretodo en mujeres es el estreñimiento, pues ha much@s no les gusta ir al “baño” si no es el de su casa y aguantan durante días sin ir, también en verano suben las temperaturas, si hacemos deporte o nos vamos moviendo bajo el sol esto hace que se pierda más liquido al sudar, sobre todo si hay humedad.  A pesar de que se sabe, no se suele cumplir y no beber el suficiente agua, pero sí se abusa del café, tinto de verano, cervecitas y otras muchas más bebidas alcohólicas que tienen la función de deshidratar. Así que para estar bien hidratados hay que hacer un esfuerzo y consumir mucha agua y sales minerales.  Cuando las temperaturas son muy altas sobre todo en verano, cada día debería ser obligatorio llevar cremas de protección 30 o más y no olvidarse de proteger la piel por fuera con estas cremas solares y por dentro comiendo alimentos ricos en betacarotenos y vitamina E.

Los problemas de circulación pueden ser agravados por el calor especialmente en personas con mala circulación venosa, varices y retención de líquidos.  Con el descanso también hay un efecto rebote en las personas que están muy estresadas con problemas cardiovasculares y el parón brusco del ritmo cardiaco puede ser el desencadenante de un ictus incluso de un infarto. 

En vacaciones much@s optan por descansar y otros para aprovechar a hacer todo lo que no han podido hacer durante el año, en estos casos, dormir más es la mejor opción, ya que el descanso es fundamental para reparar el cuerpo y la mente y hacer una desconexión tanto mental como metabólico, además es importante saber sacar partido al tiempo libre, sobre todo para comer mejor, hidratarse y hacer ejercicio al aire libre, pero sin exageración, pues con equilibrio es cuando conseguimos la energía de las endorfinas y así evitar subir de peso en verano.

Al viajar hay que ir con cuidado de no perder los buenos hábitos alimenticios, aunque se esté de vacaciones es fácil encontrar la mayoría de alimentos para seguir una dieta equilibrada, para evitar muchas de las cosas que os hemos descrito en este artículo os proponemos algunos alimentos que os ayudaran a prevenir y curar las enfermedades habituales en verano y en los viajes, etc. 

Los albaricoques ya que son una fuente de betacarotenos y vitamina C antioxidantes y agua, ayudan a mantener la inmunidad natural de la piel y mucosas, frente a los daños de los rayos UVA del sol y las gripes de verano.

El yogur pues es un lácteo fermentado por bacterias vivas beneficiosas para las defensas, su contenido en bacterias vivas ayuda a repoblar la flora bacteriana beneficiosa, principal armada contra las bacterias infecciosas que provocan intoxicaciones, se recomienda tomarlo natural, sin pasteurizar y sin azúcar ni edulcorantes.

Los limones tienen propiedades antiinfecciosas y antiinflamatorias, son bastante eficaces a la hora de prevenir bajadas de defensa por cambios en la dieta y viajes, también contienen vitamina C y flavonoides para hidratarse y ganar energía (el zumo natural diluido en agua es una buena bebida isotónica rica en potasio).

La raíz de cúrcumapues contienen lipopolisacáridos que fortalecen el sistema inmunológico y tienen efecto antiinflamatorio, incluso el curry en polvo con cúrcuma.

Los arándanos rojos ya sea en zumo o frescos contienen proantocianidina que impiden que las bacterias se adhieran a la pared de la vejiga urinaria, previniendo y ayudando a curar infecciones urinarias típicas de verano.

El jengibre ayuda contra las náuseas, refuerza frente a infecciones, es descongestionante y expectorante sobre todo cuando el aire acondicionado deja sin defensas y llena de mocos y ayuda a prevenir las infecciones virales y herpes.

La manzanilla pues es antiinflamatoria y ayuda a calmar dolores de tripa, indigestiones, gases entre muchas otras, también tiene efecto protector frente a intoxicaciones alimentarias por bacterias y regula el intestino, tanto para estreñimiento como para diarreas.

La menta esta contiene aceites esenciales que ayudan a eliminar la infección y facilitan la digestión al relajar la musculatura digestiva. Se recomienda no tomarla en caso de hernia de hiato.

La quinoaes rica en proteínas y fibra soluble que ayuda a regular el sistema digestivo, evitando el estreñimiento.

La piña esta es rica en vitamina C y la enzima bromelaína, que ayuda a digerir las proteínas y facilita las digestiones de comidas pesadas.

El chocolate amargo (80% puro) pues es una fuente de calorías en forma de grasas saludables del cacao con magnesio antifatiga, vitamina B y hierro, estimulantes naturales como la teobromina y cafeína y mucho sabor, también contiene flavonoides y su consumo se relaciona con menos riesgo de enfermedades cardiacas e infarto.

Los plátanos ricos en potasio y magnesio, minerales con acción relajante muscular, también aumentan la producción natural de neurotransmisores como la serotonina relajante, pueden llegar aumentar los niveles de la melatonina natural que es la responsable de regular el ciclo circadiano.

La miel aporta energía, también contiene fitoquímicos, vitaminas y minerales que ayudan a mantener la energía y a reducir la fatiga, también sirve como endulzante natural.

El té verde hidrata y aporta cafeína estimulante junto a la epigalocatequina-3-galato antioxidante.

Las nueces pues son una fuente natural de triptófano, un aminoácido que ayuda a inducir el sueño y aumentar la producción de serotonina y melatonina.

Los lácteos aporta calcio que ayuda a convertir el triptófano en melatonina para regular el sueño.

La manzana rica en potasio, agua, vitaminas B y C y su contenido en fibra soluble hace que la energía en forma de fructosa se libere más despacio.

Las uvas aportan energía gracias al potasio, vitaminas B y fructosa o azúcar de la fruta, además las uvas rojas son fuente de resveratrol, potente antioxidante celular.

Las cerezas son una fuente natural de melatonina y contienen sustancias que actúa como la aspirina, reduciendo el dolor de cabeza y el malestar.

La lechuga en las hojas y el tallo es donde se concentra la lactucaria que es una sustancia sedante natural (Se pueden usar los tallos para hacer una infusión para ayudar a dormir mejor)

La sandia rica en agua y licopenos antioxidantes.

El agua la mejor bebida para mantenerse hidratado, se recomienda aumentar la cantidad cuando estamos a altar temperaturas.

El pepino Aporta agua y beta-sitosterol que ayuda a regular la glucosa en sangre y mantener la energía constante.

El té frío es refrescante y calmante pro su contenido en taninos y rica en antioxidantes que ayudan a proteger la piel, entre otras cosas.

El aloe vera el gel interior de la hoja es calmante, antiiflamatorio y cicatrizante.

El vinagre de manzana o vino tiene un contenido en ácido acético y antioxidantes de la uva y manzana de la que se originan, le da propiedades antisépticas y calmantes si aplica frío en la zona afectada.

El aceite de oliva contiene ácido oleico con efecto antiinflamatorio y antioxidante para reparar la piel quemada y el daño en las células.

El té rooibos es una bebida hidratante, antioxidante y reconstituyente sin cafeína.

Los ajos son un activador circulatorio y regulador de la tensión arterial por su contenido en azufre que le da el olor y sabor característico.

La avena pues contiene betaglucanos, un tipo de fibra soluble que ayuda a regular el colesterol malo, también regula el sistema digestivo y estabiliza la glucosa en la sangre.

El salmón es una fuente de ácidos grasos omega -3 antiinflamatorios y protectores del corazón.



Publicado: 25 de Junio de 2018