Publicado: 6 de Abril de 2018

La Psicología deportiva en Mallorca como la Psicología en general son servicios útiles y necesarios para superar situaciones de estrés y ansiedad. Veamos porqué.

Hoy en día todos vivimos en la vorágine del día a día y de una excesiva carga de trabajo o familiar que nos hace pasar por momentos complicados. 

En general, todo el mundo tiene recursos para superar estas situaciones pero, a veces, es necesario acudir a un profesional.

Pero ¿de qué hablamos cuando hablamos de nervios? Estos nervios tienen muchos nombres: preocupación, ansiedad, estrés, etc.

Le pongamos la etiqueta que le pongamos, todos estamos de acuerdo en dos cosas fundamentales:

1-      Todos/as lo sufrimos en algún momento de nuestra vida; tanto a nivel personal, laboral o familiar.

2-      Padecemos una serie de síntomas como son agarrotamiento, dolor de cabeza, dolor de estómago, inquietud, etc.

¿Es normal todo lo que me pasa? Pues sí, lo que conocemos como ansiedad es una respuesta adaptativa del cuerpo humano que nos hace encender el interruptor ante un estímulo que consideramos peligroso o aversivo y prepara nuestro cuerpo para dar una respuesta determinada (escapar, salir corriendo, reaccionar de una determinada manera, etc.)

Si hablamos de estrés podemos diferenciar dos conceptos: el estrés bueno (eutress) o el estrés malo (intress). Responderemos con el estrés bueno o malo según la valoración individual y subjetiva que hagamos de una determinada situación. Es decir, si en una situación determinada creo que tengo recursos suficientes para salir airoso lo podemos considerar como un reto [menores demandas + mayores recursos = reto]. Por ejemplo, voy confiado a un examen porque considero que me lo he preparado muy bien y voy con el temario controlado. En esta situación, lo más probable es que me ponga menos nervioso que si no he estudiado o bien he estudiado rápidamente la tarde anterior. 

En cambio, si percibo que las demandas son superiores a mis recursos entonces lo percibiré como una situación negativa y lo denominamos intress. Por ejemplo, un tenista que sale a jugar nervioso porque no se ha preparado bien el partido o que su rival es muy superior o este examen que me he preparado la tarde anterior.

En caso de considerar que estas situaciones de intress son cada vez más frecuentes, se producen en diferentes situaciones y no somos capaces de encontrar una solución, conviene buscar ayuda en un profesional. 

En BTW contamos con un servicio de psicología deportiva que puede ayudar a conseguir tu máximo rendimiento. ¡Pide más información!