Publicado: 17 de Noviembre de 2017

… engorda el que se lo toma.

Hoy publicamos la segunda entrega de nuestra Teoría del Elástico.

Hoy toca régimen. No dieta. Dieta lo interpreto como sinónimo de alimentación. Yo quiero hablar hoy de régimen.

¿Qué implica un régimen a menudo?

-          Eliminar de la dieta ciertos alimentos.

-          Forzar a tomar cantidades distintas a las necesidades de uno mismo (pasar hambre para pérdidas de peso o saciedad forzada para aumentar de peso)

-          Cambiar nuestros horarios o rutina de alimentación.

-          Etc…

Un régimen lo que implica es ESTRÉS.

Volvamos a transformarnos mentalmente en un elástico.

Estiremos ese elástico al máximo, estresémoslo. Ese es nuestro cuerpo ante una situación de régimen.

¿Qué puede pasar? Generalmente dos cosas:

-          El elástico se rompe, es decir surgen problemas graves de salud: problemas renales, colesterol, diabetes, anorexia, trastornos,….

-          Soltamos el elástico y vuelve rapidísimo a su estado anterior. El conocido por sus amigos como Efecto Rebote.

Todo esto provoca no solo problemas de salud, sino frustración y desmotivación que derivan en ansiedad, depresión y a menudo en un incremento de los malos hábitos.

Hace poco tuve una conversación con una persona a la que admiro mucho como profesional del deporte pero defenestraba ciertos alimentos: “El azúcar es veneno”, “Los carbohidratos por la noche te ponen gordo”…

Uno de los problemas en los que caemos los que nos dedicamos al deporte, es en sentenciar. Sin tener en cuenta quien tenemos delante.

No somos conscientes de lo que puede afectar a un cliente el decirle que el azúcar es veneno o que debe dejar de comer fruta por la noche. No porque sea falso, sino porque nuestra misión es inculcar hábitos. Enseñar a las personas hábitos saludables, pero adaptados a ellos, no a nosotros. Comer fruta por la noche puede no ser lo mejor, pero te aseguro que no será el motivo por el que engordes o adelgaces. “In medio Virtus” Todo en su justa medida es bueno, para el cuerpo o para la mente.

Todo está en la mente. La cuestión no es comer bollos o no comer bollos. La cuestión es cuándo y cuánto es mejor. Eso debe ser nuestra tarea, por dos razones:

1.       Hay alimentos mejores y alimentos peores. Pero NO hay alimentos malos.

2.       Comer es un placer y disfrutar de la alimentación con cabeza no es incompatible con un estado de salud excelente.

Aprender hábitos alimenticios, engordar o adelgazar sin renunciar a lo que nos gusta evitará causar un estrés tan grande a nuestro elástico, permitiendo que mejoremos nuestra salud y nuestro físico de manera permanente.

Y sobre todo, la alimentación deben ser pautas que nos orienten tanto cuando lo hacemos bien para seguir en el camino como cuando lo hacemos mal para encontrar de nuevo el buen camino, pero no para no hacerlo mal.

Así pues nuestra Teoría del Elástico dice:

“Aprende a introducir cambios en tus hábitos de alimentación de manera progresiva pero sin dejar de disfrutar. Es la manera de llegar al éxito para siempre y que tu elástico vaya cogiendo la forma que quieres”

Nos vemos en el Capítulo 3. “No se trata de TENER TIEMPO…”

Hasta entonces, un fuerte abrazo,

Luis Noguera

Director BTW