Publicado: 14 de Mayo de 2018

Hace unas semanas hablábamos sobre la motivación. Explicamos qué era y cómo la podíamos clasificar (intrínseca y extrínseca) y remarcamos que era una variable básica e imprescindible para cualquier persona que quiera iniciar o mantener una conducta, como por ejemplo: empezar a realizar ejercicio, iniciar una dieta, dejar de fumar, etc.

¿Pero habéis pensado qué cosas nos hacen perder la motivación?

  1. Falta de interés. Si la actividad no nos gusta, lo más probable es que, al poco tiempo, perdamos la motivación y terminemos por abandonar. Si estamos realizando una actividad física que no nos guste terminaremos por aburrirla y dejar de practicar o dejar de ir a clase. ¡Busca una actividad que te guste!

  2. Déficit de confianza en nosotros mismos. Pensar que no podré llevar a cabo mi propósito hará que pierda la motivación en el mismo.  Lo más importante es ponerte objetivos realistas y asequibles. Esto nos hará mantener nuestra motivación intacta.

  3. Pasar una época de desánimo. Principalmente por malos resultados o estados insatisfactorios en la actividad en cuestión (o por un factor externo a la actividad). En este caso, perderemos la motivación debido a un impacto emocional de experiencias malas o insatisfactorias. Intenta buscar el lado positivo de las cosas y rodéate  de profesionales que te ayude a superar esta época.

  4. Agotamiento psicológico (burnout). En este caso será necesario recuperar la energía y controlar el estrés que mantiene la situación de agotamiento. Es importante darle la atención necesaria para recuperar nuestra motivación en la actividad.

  5. Que se produzca una alteración psicopatológica. Aquí, indiscutiblemente, necesitaremos ayuda de un profesional.

En cualquier caso, si estás pasando una mala época y estás poco motivad@ para conseguir tus objetivos o no sabes cómo empezar, no dudes en consultar con el equipo de BTW en Palma de Mallorca ¡Te esperamos!